Editorial Universidad de Sevilla

Detalle de libro

Ed. Impresa

La aeronáutica en Sevilla.
Ciencia y espectáculo en los siglos XVIII y XIX

Ed. Impresa

ISBN: 978-84-472-1880-6

Referencia: 660011

Año de Publicación: 2017

Páginas: 240

Formato: 15 x 21 cm

Edición: 1ª reimpr. 2018

Ilustraciones: 28 ilustraciones

Coediciones: Coeditado con Ateneo de Sevilla

Encuadernación: Rústica

Autor/es:
• Almarza Madrera, Francisco Javier

Colección: PREMIOS HISTORIA ATENEO DE SEVILLA

Premios: XI Premio de Historia Ateneo de Sevilla

Palabras clave: aeronáutica; aerostación; aviación; ciencia; espectáculo; globo aerostático; Historia de la aviación; Historia de la aeronáutica; invención; Sevilla; siglo XIX; siglo XVIII; tecnología; Editorial Universidad de Sevilla

Las ascensiones en globo aerostático fueron desde finales del siglo XVIII una forma de vuelo en la que científicos, artistas y viajeros pudieron poner sus intereses a la altura de las aves, desarrollando experiencias y profesiones de muy distinto carácter. Los hombres, y no pocas mujeres, pioneros de la aerostación, convirtieron la disciplina en la primera escuela práctica de la aeronáutica. Su existencia transcurrió plena durante todo el siglo XIX, protagonizando interesantes capítulos de la vida científica y cultural europea y americana. España asimiló desde temprano la novedad del vuelo en globos, y en Sevilla afamados pilotos como Vincenzo Lunardi, Eugène Poitevin o Françoise Arban, mostraron sus facultades proporcionando momentos inolvidables a sus contemporáneos. Los distintos gobiernos, la vida social, científica y cultural, el tejido fabril e industrial, las costumbres y el uso cívico del espacio urbano condicionaron, por su parte, la forma en que la aeronáutica se desenvolvió y evolucionó en la ciudad como ciencia y espectáculo.
El público sevillano, con vecinos de toda extracción, intelectuales, nobles y reyes incluidos, pudo contemplar numerosos ejemplos de estos vuelos en globo, tomando unos la forma de experimentos científicos y otros la de espectáculos recreativos. La aerostación, un medio de vuelo limitado desde su nacimiento, fue también objeto del desarrollo de ideas para su mejora. En la capital andaluza los inventores encontraron quienes les escucharan y financiaran en sus proyectos, y el pulso entre estos y sus protectores dibujó escenas llenas de matices. En sus cielos se probaron todos los ingredientes de esta nueva forma de desplazamiento, de entretenimiento y, por qué no, sobrecogedora manera de accidentarse o perder la vida.